Aprendizaje cooperativo

El aprendizaje cooperativo es una situación de aprendizaje en las que los objetivos de los participantes se hallan estrechamente vinculados, de tal manera que cada uno de ellos “solo puede alcanzar sus objetivos si y sólo si los demás consiguen alcanzar los suyos“. Se podría decir que se trata de un grupo de procedimientos de enseñanza, que parten de la organización de la clase en pequeños grupos mixtos y heterogéneos, donde los alumnos trabajan conjuntamente de forma coordinada entre sí para resolver tareas académicas y profundizar en su propio aprendizaje.

Asimismo, si este tipo de procedimientos se llevan a cabo adecuadamente, puede conllevar los siguientes beneficios:

  • Relaciones positivas entre los compañeros y también con el docente.
  • Participación activa del alumno, impulsando el protagonismo de cada uno.
  • Mayor rendimiento y productividad en las participaciones.
  • Mejora de la capacidad de aprendizaje, dando lugar a un aprendizaje significativo.
  • Aumenta la motivación hacia el aprendizaje escolar.
  • Aumenta la dedicación del profesorado con cada alumno.
  • Favorece el desarrollo de las habilidades sociales (expresión, razonamiento, interpretación, negociación, saber escuchar…) y el desarrollo socio-afectivo.
  • Fomenta la autonomía e independencia.
  • Favorece la integración.

Como podemos observar, son puntos muy importantes y beneficiosos para los alumnos, pero, para poder obtenerlos, habría que hacer un replanteamiento tanto en el aula como en el centro, ya que no solo es cambiar los hábitos, sino también formar a todo trabajador del centro y así, poder cambiar en punto de vista del aprendizaje.